Os voy a contar que estoy encantada de la vida, aunque parece una perogrullada ahora que se estila estar tristes y llevarnos ese lastre a todos los aspectos de nuestra vida. Pero estamos en el cine, lugar de la fantasía, y donde tanta gente se preocupa y ocupa en hacernos ver que hay otras historias. Yo hoy les doy las gracias por ello. Y es que, os comentaré que todo lo que pedimos al empezar el año a los Reyes Magos se está cumpliendo: pedimos por el cine español, y ya nos está dando maravillosos frutos. Hay que darle la enhorabuena a Penélope Cruz por su nominación a los Oscar por la película Nine, y también a nuestro corto La dama y la muerte, nominado a mejor Cortometraje de animación. Por supuesto, también a nuestra querida Lola Herrera, TP de Oro Honorífico: eres estupenda y me alegro muchísimo; no sólo esto sino mucho más te mereces por una trayectoria llena de mucho trabajo y sacrificio. Y cómo no, hablar de Concha Velasco, Medalla de Honor d el Círculo de Escritores Cinematográficos (CEC), no podría entender el cine sin que ella no estuviese allí; esta maravillosa chica “ye-ye” llenó nuestros corazones. Gracias a todos. Sabemos que no es fácil, pero sois estupendos.

mecedora_cielo abierto

Imagen de “El cielo abierto”, producida por  Aurum Producciones, Bailando en la Luna, Canal+ España. Distribuida por Aurum Producciones. Todos los derechos reservados.

Por eso hoy os he traído dos películas a las que he encontrado gran analogía, pues nos dejan una gran sonrisa de complicidad, a pesar de que tratan de algo que es muy duro y fuerte en nuestra sociedad.

Ahora que se acaban las “rebajas” y empieza la primavera, hablemos de ellos. La película El cielo abierto, del director Miguel Albaladejo, con guión de la periodista, escritora y colaboradora Elvira Lindo (quien hace como nadie los cameos en sus películas), nos trae a Sergi López y Mariola Fuentes. La otra película, Cosas que hacen que la vida valga la pena, está dirigida por Manuel Gómez Pereira y protagonizada por Eduard Fernández, Ana Belén y José Sacristán.

mecedora_cosas

Imagen de “Cosas que hacen que la vida valga la pena” distribuida por Columbia TriStar Pictures. Todos los derechos reservados.

Estas dos películas nos hablan de las “rebajas”, las rebajas de la vida. En la primera, Sergi López padece la infidelidad de la mujer de su vida con su propio padre; en la segunda, Eduard Fernández es un pobre alcohólico y fracasado que se pasa la vida viendo señales por todas partes. López es un psiquiatra con una vida resuelta, al igual que Ana Belén en Cosas que hacen que la vida valga la pena, una mujer trabajadora e independiente, una funcionaria que, aunque está separada de su marido (ya que éste la abandonó por otra más joven), tiene un hijo pequeño que cuidar, y al que comparte con la nueva mujer. En este punto encuentra a Eduard, quien está al paro y acude precisamente a la oficina del INEM en la que ella trabaja.

Dos parejas con mucho en común: parejas de separados, uno con dinero y posición, y el otro no, como Mariola Fuentes, al cuidado de sus hermanos, de un sobrino hijo de una menor, y los abuelos. Mariola lleva la carga de todo, y sin embargo una epilady le puede hacer la mujer más feliz de la tierra. Tienen las dos historias unos suegros, María José Alfonso y José Sacristán, quienes les ayudarán a reanudar sus vidas, así como son los ansiolíticos los compañeros de cama de su existencia. Y cuando se encuentren, todos se verán perdedores. Como señala Ana Belén: “está en rebajas”.

Qué triste es ese pensamiento, creernos que el fracaso de una relación (motivado porque el otro se va), hace de nosotros personas inservibles; y si encima tienes unos años, ya es el fin. La vida es corta, pero se puede hacer muy larga si ya con una edad nos obcecamos en que estamos al final: ¡y es mucho tiempo! Como nos cuentan las dos historias, los personajes vuelven a empezar con tanta alegría y ganas, que el amor se vuelve el de un adolescente. Dejemos los falsos prejuicios y seamos felices, aunque estén todo el día bombardeando nuestros corazones. Pensemos en las cosas que hace que la vida valga la pena, como las que recitan Iñaki Gabilondo y Gemma Nierga al final de la película: una buena película de humor, de amor…

Como le pregunta Ana Belén a Eduard Fernández: “¿por qué te caes tanto?”, y él le contesta: “porque luego me levanto”.

Desde la mecedora: feliz primavera sin Rebajas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.