Título original: Monsters Vs Aliens
Dirección: P.J. Hogan
País:
USA.
Año: 2009.
Duración: 94 min.
Género: Ciencia-ficción/Animación/Infantil.
Guión: Maya Forbes, Wallace Wolodarsky, Rob Letterman, Jonathan Aibel, Glenn Berger (Historia: Rob Letterman, Conrad Doblaje original: Reese Witherspoon, Hugh Laurie, Stephen Colbert, Kiefer Sutherlanld, Paul Rudd. Producción: Dreamworks Animation
Estreno en España: 3 de Abril del 2009.

 

Cada vez que las películas de animación ocupan un hueco en la cartelera descubrimos que el cine del futuro sí es posible. En este caso, “Monstruos contra alienígenas” nos lleva a una realidad en la que se produce una amenaza alienígena. Para poder hacer frente a esa invasión se recurre a los monstruos, unos especímenes que el gobierno estadounidense ha mantenido ocultos en una de esas conspiraciones pentagonales. La protagonista experimenta un terrible accidente el día de su boda, haciendo que se convierta en lo que se encargan de llamar Ginormica. Junto con B.O.B., Eslabón perdido y Dr. Cucaracha tendrá que enfrentarse al malvadísimo Galaxhar.
Esta película, al igual que Shrek, se presenta como una parodia cómica de las películas de ciencia-ficción, no carente de sus propios toques cómicos. Como siempre en la factoría de dibujos animados, la protagonista debe hacer frente a todos sus miedos y a las limitaciones que los demás le imponen para descubrir que es capaz de la más grande de las hazañas.
La película demuestra un gran trabajo por parte de animadores, pero el guión es terriblemente previsible, a diferencia de la tan adorada Shrek. Cabe destacar la persecución por las calles de San Francisco, en la que se logra además de un ritmo muy frenético, un constante mimo del detalle.
Tras ver la película sólo cabe plantearse con qué tan previsibles historias nos aburrirán próximamente los creadores de películas animadas. Alguien debería de indicarles (alguien cercano y querido a ser posible, que siempre resulta ser más traumático y efectivo para la víctima) que ese no es el camino para “revolucionar” la industria. Porque el verdadero trabajo de esta película está en el diseño de la tecnología 3D y en la creación virtual de las imágenes. Algo que por otra parte, resulta realmente frustrante, dado que la mayoría de las salas no son capaces de proyectar la película con los efectos 3D con los que fueron creados.

Quizás las historias de cine infantil se acaban y se debe de regresar a repetir viejas historias falsamente renovadas (no queda poco para “Aladín X: ¿¿Necesita gafas Yafar??”), pero no por eso deben de seguir torturándonos con estas falsas esperanzas de originalidad.

En definitiva, se podría definir esta cinta como una buena excusa para entretener a los críos al menos un par de horas estas fiestas, aunque la versión 3D es más que sorprendente, incluso para los adultos acompañantes… por si todo falla, recuerda: al menos escoge bien las palomitas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.