Título original: El mejor verano de mi vida
Año: 2018
Dirección: Dani de la Orden.
Guion: Daniel Castro, Marta Suárez, Olatz Arroyo, Dani de la Orden.
Duración: 90 minutos.
Reparto: Leo Harlem, Alejandro Serrano, Toni Acosta, Maggie Civantos, Jordi Sánchez, Isabel Ordaz, Stephanie Gil, Salva Reina, Gracia Olayo, Berto Romero, Antonio Dechent, Arturo Valls, Silvia Abril, Mariam Hernández, Ricardo Castella, Nathalie Seseña, Fabia Castro, Yaiza Guimare
Música: Zacarías M. de la Riva
Fotografía: Valentín Álvarez
Productora: Álamo Audiovisual
País: España.
Género: Comedia.

Recuerde que el tiempo es distancia. No se olvide de darle cuerda a su reloj.

Yann Martel

Queridos amigos de Todo Es Cine:

Un placer volver a estar con todos vosotros. Hoy os voy a hablar de una película española que va de maravilla con la época estival que estamos viviendo, El mejor verano de mi vida, dirigida por Dani de la Orden. La historia nos lleva a Toledo, donde Curro (Leo Harlem) tiene muchas ansias por evolucionar en una vida que su hijo describe a través de las redacciones que le solicita su profesora. Por medio de su pensamiento va describiendo a ese padre que friega pisos y que estudia por las noches. Y aunque su carrera la termina después de diez años, sus aspiraciones (mal encauzadas en época de bonanza económica) le llevan a pedir préstamos, sin darse cuenta de que no puede hacerse cargo de tantas facturas. Eso acaba desembocando en la separación de la familia.

Imagen de ‘El mejor verano de mi vida’ © 2018 Álamo Audiovisual, A3 Media. Todos los derechos reservados.

Daniela (Toni Acosta) y su hijo se van a casa de los abuelos, desde donde todo parece ir bien, pero el niño y toda la familia lo pasan muy mal. Daniela trabaja en una fábrica de telas, donde intenta poner orden en tanto caos. Pero Curro quiere intentar que todo vuelva a la normalidad y reunir de nuevo a su familia. Un día, en el colegio con su hijo, le promete que si llega a obtener un diez en cada una de las asignaturas, tendrá el mejor de los veranos. El niño acepta y se pone manos a la obra, consiguiéndolo a los pocos meses. Es entonces cuando comienza un nuevo problema para Curro, quien no sabrá qué hacer para satisfacer lo que él mismo había provocado. Así empieza la aventura.

Imagen de ‘El mejor verano de mi vida’ © 2018 Álamo Audiovisual, A3 Media. Todos los derechos reservados.

En un primer momento le lleva al pueblo de su infancia, junto con su tía Martirio (Gracia Olayo), donde ve, junto a su padre, cómo fue la infancia que Curro tuvo allí; pero ahora no hay niños con quien jugar y los columpios son solo un espectro de lo que algún día fueron. El niño cada vez está más triste, y el calor, el aburrimiento y la tristeza se apoderan de él. Incluso llama a su madre quien le planea un viaje a Marruecos con sus tíos y primos. Curro lleva al niño al puerto para embarcar en su viaje, pero cuando da la vuelta su hijo sigue allí, quiere estar a su lado. Como Curro es comercial y está a punto de perder su puesto de trabajo, tendrá que aprovechar el verano para vender robots de cocina, lo que lleva al niño a querer ayudarle. Así se ponen en marcha y, bueno, la historia sigue y es para vosotros.

Imagen de ‘El mejor verano de mi vida’ © 2018 Álamo Audiovisual, A3 Media. Todos los derechos reservados.

El mejor verano de mi vida es una comedia de situación, con un aire fresco y desenfadado, que intenta fortalecer los lazos entre un padre y su hijo. Una de las lecturas que el tiene el filme es precisamente la de la unión paterna. Las enseñanzas de Curro no son del todo justificables, pero lo que queda patente es la necesidad de cariño y de amor de las personas, a las que a veces las cuestiones económicas alejan del entorno familiar. Poco a poco, Curro va dejando camino al sentido común, y permite que todo vuelva a ponerse en su sitio.

Imagen de ‘El mejor verano de mi vida’ © 2018 Álamo Audiovisual, A3 Media. Todos los derechos reservados.

Aprovechemos estas vacaciones para intentar conectar con los nuestros, con nuestros hijos, y contar historias, hablar del pasado, del presente, de todo.

Y como reza la máxima, no se nos olvide darle cuerda al reloj.

Con todo el cariño, feliz verano desde la Mecedora.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.