Hay algo en la pasión por el cine que es pura adolescencia. Arbitrariedad, euforia, amor desmedido, gustos insospechados… El amor por el cine me ha convertido en una adolescente. Adolescente orgullosa y perenne, a más señas.

Hace catorce años, una visionaria cinéfila como nuestra fundadora, María Jesús Díaz Prada, tuvo a bien crear una nueva revista cinematográfica, Todo es cine, una publicación online en la que me enrolé desde el primer momento con esa fe incuestionable de la que hace alarde cualquier adolescente.

Por aquel entonces Internet no era lo que hoy es, las redes no existían y nosotros nos llamábamos Todos al cine. Catorce años lo cambian todo. En 2011 incluso tuvimos nuestra edición impresa: Todos al cine. La revista que estabas esperando, un éxito impensado que duró dos años y que nos devolvió el placer de leer como más nos gusta.

El equipo fue creciendo hasta contar con los miembros que tenemos hoy. En nuestras páginas participan innumerables amigos que no podemos ni debemos olvidar, como La Mecedora (María Jesús Díaz Prada), Mery Weather (María González), Cine clásico (Pedro Fuentes), Visión Original (Francisco Trinidad), Pequeña butaca (Tamara Aurora Gómez), Lady Kaña (María Sopeña Font), Bandas sonoras (Ana Tello), Benditas imperfecciones (Marco da Costa), Perfiles (Marta Montoto), análisis y ensayos (Alberto Corbi, Jana Cienfuegos, Diego San José Saras y David Couso) o nuestras firmas (María Sopeña Font, Marino Santirso y Marysol García). También estoy yo en Director’s Cut, Estrenos y Entrevistas, todo ello gracias a nuestro incombustible diseñador y webmáster Diego Fidalgo Moreno.

Hablar de lo que supone para mí formar parte de esta gran familia es una tarea quimérica, ya que Todo Es Cine se ha incrustado tan indeleblemente en mí que es parte consustancial de mi propia vida. Yo también soy Todo Es Cine.

Gracias a esta revista he vivido aventuras inenarrables, anécdotas increíbles que me han llevado a entrevistar a personas a las que jamás creí que podría llegar a acceder. Rafael Azcona, Oliver Stone, Hirokazu Kore-eda, Mike Leigh, Amy Adams, Jean-Jacques Annaud, Michel Hazanavicius, Julie Delpy, François Ozon, Isabel Coixet, Daniel Brühl, Lucía Puenzo, Andréi Konchalovsky, Ferzan Özpetek, Emilio Estévez, Martin Sheen, Clémence Poésy, Sophie Marceau, Julian Jarrold, Federico Luppi, Kevin Lima, André Téchiné, Audrey Tautou, Ruba Nadda, Arsinée Khanijan Fatih Akin, Éric Toledano, Olivier Nakache, Angie Cepeda, Selton Mello u Omar Sy son, por hacer una pequeña selección internacional, algunos de los personajes a los que he conocido gracias a esta revista y a la sección que me encomendaron: Entrevistas. Incluso a mí me resulta abrumador relatarlo.

En estos catorce años hemos visto el mejor cine independiente, hemos trabajado con las mejores productoras, agencias y distribuidoras, hemos accedido a los mejores intérpretes y a los mejores cineastas. Hemos estado en premios, festivales, certámenes, charlas, simposios, mesas redondas y presentaciones de la más variada naturaleza, pero queremos más. Queremos mucho más.

Por primera vez en catorce años, en este 2020 ha habido meses que hemos tenido que sustituir las salas de cine por las plataformas, cuya suma, en definitivas cuentas, jamás alcanza la dimensión de la pantalla grande en ninguno de sus sentidos. Este año ha sido un reto para la paciencia, la resistencia y la cinefilia y, aunque el reto se mantiene, nuestro espíritu sigue siendo el mismo: rendir tributo al cine.

El futuro audiovisual depara innumerables desafíos, eso es obvio, pero ese espíritu rebelde, con o sin causa, que nos mueve seguirá latiendo en Todo Es Cine para descubriros nuevos autores, nuevas cinematografías y nuevas formas de disfrutar el cine.

Sabéis que en estos catorce años el equipo de Todo Es Cine ha visto cientos y cientos de películas para vosotros, y durante el proceso ha discutido sobre ellas, se ha deleitado con los hallazgos más prodigiosos y se enfadado en más de una ocasión. Porque efectivamente, es imposible ser adolescente y no enfadarse por cualquier motivo.

Y sí, seguiremos aquí, pendientes del cine, de ustedes y del mundo, como siempre. Pero prométannos que ustedes seguirán con nosotros y, sobre todo, yendo a las salas, donde más nos necesita el cine.

Para celebrar estos catorce años, no me queda sino desear larga vida a quienes son soñadores y luchan por lo que creen; a quienes fundan revistas electrónicas cuando Internet no es sino solo una promesa y a quienes saben, como nosotros, que en esta vida todo, absolutamente todo, es cine.

Muchas gracias por su fidelidad y por su pasión.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.