Mediante la lectura nos hacemos contemporáneos

de todos los hombres y ciudadanos de todos los países.

Antoine Houdart de la Motte

Queridos amigos de Todo Es Cine:

Un placer volver a estar con todos vosotros. En el especial de este mes, queremos hablaros de los estereotipos en el cine. Es difícil escoger una película para referirnos a este fenómeno, puesto que el cine es el reportero, el psicólogo, el narrador de la historia, y lo complicado es quedarnos con una sola película. Por ello he escogido dos, una de ellas, y debido a que estamos en pleno festejo de San Fermín, una fiesta ya patrimonio de la humanidad (para la que siempre ha venido gente del mundo entero, desde Hemingway a Ava Gardner), es Ocho apellidos vascos (2014, Emilio Martínez-Lázaro).

 

 Imagen de “Ocho apellidos vascos” © 2014 Universal Pictures. Todos los derechos reservados.

Ha sido la película española que más ha recaudado este año, y que ha tenido muy buena acogida por el público. La historia nos lleva a Sevilla, una ciudad del sur de España. Allí Amaia (Clara Lago) está “festejando”, junto con sus amigas, la que iba a ser su despedida de soltera. Ella es del norte, del País Vasco, y su novio y ella lo han dejado antes de la boda. Por ello Amaia se encuentra triste, bebe y conoce a Rafa (Dani Rovira), un chico que cuenta chistes en el tablado, siempre apelando al humor fácil de meterse con otras culturas, en este caso, con la de Amaia. Ella se enfada y empieza entonces una comedia de situación. Rafa se queda prendado de Amaia, quien se olvida su bolso en casa de Rafa, y éste la sigue hasta su tierra para devolvérselo. En su intento por encontrarla realiza una llamada desde el móvil al padre de la chica, Koldo (Karra Elejalde), dando comienzo a una divertida película de enredo. Espero que la veáis, es muy divertida, llena de situaciones con mucha tensión, la cual os llevará a pasar un rato agradable.

 La segunda película que he elegido es Bienvenidos al norte (2008, Dany Boon), una historia en la que se muestra cómo un matrimonio francés está haciendo “aguas”. Para colmo, trasladan a Phillippe (Kad Merad) a Bergues, en el norte del país, un lugar que para su imaginación es terrible; no lo conoce pero su cabeza ya le va preparando para lo que se va a encontrar. Al principio todo sale tal como él esperaba, mal; pero poco a poco, los compañeros de correos, los vecinos, todos, le van engatusando. Aunque él es el jefe, quienes trabajan con él hacen que Phillippe engañe a su mujer respecto a lo que hay en Bergues, ya que ahora al matrimonio va de maravilla, desde que su mujer (Zoé Félix), cree que lo está pasando fatal. Esta creencia llega hasta tal punto, que decide irse con él para ayudarle a pasar el mal trago que supone trabajar allí, hasta que le destinen a donde ellos pidieron primero.

 

“Bienvenidos al norte” – Copyright © 2008 Hirsch, Pathé, TF1 Films Production, Les Productions du
Ch’timi y CRRAV Nord-Pas de Calais. Distribuida en España por Wanda Visión. Todos los derechos reservados.

 Cuando su mujer llega allí, nada tiene que ver con todo lo que se le había dicho del lugar. En definitiva, otra comedia que seguro os gustará. Si nos ponemos a buscar, hay muchísimas más películas, pero estas dos nos sirven de ejemplo. Se dice que actualmente, con la crisis, la gente está triste y por ello va a ver Ocho apellidos vascos, para que sirva de terapia (terapia de risa). Pero vamos a ir un poco más allá.

Cuando hablamos de estereotipos, de atribuciones, de prejuicios, hablamos de heurísticos, es decir, la parte más sencilla que no nos hace gastar energía cognitiva. Por eso asignamos etiquetas a cualquier cosa, desde una comedia “muy pesada”, “muy ligera”, “muy sosa”, hasta elementos más complejos. Eso lleva viviendo con nosotros desde siempre, y lo hacemos con todo a diario. Cuando nos hacen pensar y nos hacen ver las cosas de otra manera, es una forma saludable de reírnos de nosotros mismos también. Es fácil y sencillo, pero a veces hacemos daño, sobre todo cuando hablamos de lo que no sabemos. Hay una frase en Bienvenidos al norte que resume bien este hecho: “cuando un extranjero va al Norte llora dos veces: una cuando llega y otra cuando se va”. Por lo tanto, espero que os divirtáis y que conozcamos más a todos. La cultura, los libros, el cine, nos acercan a una realidad desde la ficción, y con ella qué de cosas podemos aprender. Que esa misma cultura nos haga contemporáneos de los hombres y mujeres ciudadanos de todo el mundo.

Con todo el cariño, feliz verano, desde La Mecedora.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *