Y Rayo Mc Queen calienta de nuevo motores…  El retorno de Cars 2 está en cartelera desde el 24 de junio en nuestros cines y la Pequeña butaca no iba a dejarla escapar. Esta dirigida por Brad Lewis, director de Ratatouille, y John Lasserter para la factoría de sueños Disney.

cars ii

Todos los derechos reservados a Walt Disney Pictures

En esta nueva aventura Rayo pasará a un segundo plano dando todo el protagonismo al viejo Mate. Aventuras y acción en una de espías al más puro estilo 007. Todo empieza cuando Rayo decide participar en el Gran Prix Mundial del magnate Miles Axelroth, autoproclamado defensor del Allinolt un combustible alternativo aparentemente inofensivo, y tras una disputa verbal con el gran Francesco, un súper coche italiano por el que Sally siente una gran admiranción -incluyendo escenita de celos-.

Las carreras se desarrollan a lo largo y ancho de todo el mundo: Japón, Italia y Londres. Es en su primer emplazamiento en Japón donde Mate no puede reprimir su naturaleza y deja en evidencia a Rayo ante las cámaras de televisión y ante todos los corredores, Incluyendo el arrogante Francesco. Advertencia: mucho cuidado con el “wasabi” no repitáis el comportamiento de Mate ¡lo sé por experiencia propia!

Aquí comienza la acción, pues el agente Finn -el 007 de cuatro ruedas-, y la novata Holley Shiftwell tienen su primer contacto con Mate a quien confunden con un agente americano, ya  que el verdadero agente para salvar la información que debía pasar se la esconde en los bajos a la vieja y magullada grúa. Mate, inocente, cree que ha ligado con Holley, ya que esta quiere quedar con él para el pase de dato -eso le pasa a muchos sin tener cuatro ruedas-.

Para no entrar mucho en materia para quienes queráis ir a verla al cine, los agentes se creen que Mate es realmente el agente americano y que su actitud es solo una pose; se infiltrará dentro de la mafia sobre ruedas, mafiosos rusos, persecuciones al más puro estilo James Bond, conjuras de los cuatro-latas mal llamados láminas que se sienten desfasados y marginados, amistad, amor y la Reina Madre, sólo deciros que al final de la película Mate es nombrado Sir Mate -como David Beckham o Elton John-. Muchas risas y topicazos de espías.  Moraleja: se puede llegar a ser lo que uno quiera siguiendo un poco la misma moraleja de Pitufo Tontín en Pitufos en New York.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *