candidaDirección: Guillermo Fesser.
País: España.
Año: 2006.
Duración: 103 min.
Género: Comedia.
Interpretación: Cándida Villar (Cándida), Jorge Bosch (Pablo), Raúl Peña (Javi), Víctor Sevilla (Julián), Yaiza Guimare (Mónica), Toni Morant (Flores), Joan Massotkleiner (Riki), María Elena Fesser (marquesa Martínez Campos), Maxi Márquez (marqués Martínez Campos), Soledad Mallol (Blasa), Pedro Ruy-Blas (vecino).
Guión: Guillermo Fesser y Javier Fesser; basado en el libro de Guillermo Fesser “Cándida, memorias de una asistenta: Cuando Dios aprieta, ahoga pero bien”.
Producción: Luis Manso, Javier Fesser y Gustavo Ferrada.
Música: Cope Gutiérrez.
Fotografía: José María Civit.
Montaje: Iván Aledo.
Dirección artística: Javier Fernández.
Vestuario: Tatiana Hernández.
Estreno en España: 22 Diciembre 2006.

Cándida es la historia de una mujer real, una mujer de nuestro tiempo la cuál tiene que luchar por sobrevivir en un mundo tal vez no tan perfecto como su inocencia y su sencillez. La propia actriz no es una profesional del medio, es la protagonista de su propia historia, sus memorias. A pesar del infortunio, no repara en estar esperanzada aunque con los azotes que le da la vida, ya sea por su marido desaparecido, la lucha por sacar a sus hijos adelante mientras se van perdiendo o por la señora para la que limpia y que la tiene esclavizada. Tal vez lo que este personaje realmente tendría que infundir es desesperación. La película tiene un momento culminante en el que logra conseguir esos quince minutos de gloria tan bien merecidos, cuando la mujer salva a su salvador. Y es que donde entra Cándida, todo lo consigue. En clave de humor, esta película es capaz de hacernos sonreír (incluso reír a carcajadas) ante lo que no es demasiado cómico, un humor cuidado con un guión de excepción de Guillermo Fesser. Como en otros de sus éxitos, los hermanos Fesser ya nos tenían acostumbrados a brillantes guiones en clave de humor como su Milagro de P. Tinto o Mortadelo y Filemón, esta vez con un toque más urbano basándose en las propias memorias de Cándida del  libro Cuando Dios aprieta, ahoga pero bien, del mismo Guillermo Fesser. Un reconocimiento a una vida sufrida que hace mejor la vida de los demás. Una auténtica “Mary Poppins de San Blas” como ya la denominan, que no sólo no va dejar indiferente a nadie, sino que nos enternecerá a todos. Muy Recomendable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *