Todos los meses de diciembre tienen algo de despedida, de conclusión. Son como esas películas que dan fin a una trilogía, películas que aportan alivio pero también nostalgia; algo se acaba cuando, para bien o para mal, ya se le había cogido el tino. Ello implica volver a empezar y además cambiar aunque uno no quiera; como un tren que se pone en marcha pese a que no queramos o no sepamos si cogerlo o no. A veces sucede, como a Jesse y Céline, que el viaje conduce a tu destino, un lugar que no es necesariamente la parada que te habías marcado. El camino a veces te lleva aún más lejos, a donde no creías que llegarías, y en ocasiones te conduce de regreso al lugar de donde saliste y a donde tal vez, querías regresar. La vida es un viaje para conocerse a uno mismo.

hazte extranjero de campofrio en todoescine
Imagen del anuncio “Hazte extranjero” realizado por la agencia McCann Erikson para Campofrío © 2013. Todos los derechos reservados.

Estas Navidades estamos asistiendo a una auténtica algarada en las redes sociales suscitada por una campaña de publicidad de la agencia McCann Erikson para Campofrío, titulada “Hazte extranjero”. Aunque el shock inicial resulta poco complaciente, en consonancia con otros anuncios que en los últimos tiempos llaman poderosamente nuestra atención, lo cierto es que bajo su apariencia derrotista se esconde un spot melancólico, dulce y amargo como todos los de Navidad, pero repleto de cinefilia. La campaña, dirigida por la cineasta Icíar Bollaín -quien este año también firma el spot de Freixenet-, y protagonizada entre otros por Pau Gasol, Rosario Flores, Enrique San Francisco, las hermanas Hurtado, Gabino Diego o Verónica Forqué,  tiene a Chus Lampreave como maestra de ceremonias; una Chus Lampreave pluriempleada esta Navidad, por cierto, pudiendo verla también en el anuncio de Juan Antonio Bayona para KH7. Será la mítica actriz quien nos conduzca por una complutense calle Mayor, representativa de la calle principal de cualquier pueblo de España, en donde pondrá en alza los valores supuestamente prototípicos de los españoles: “algunos le llaman carácter o cómo somos, pero no lo tiene todo el mundo, no está por todas partes. Es esa manera nuestra de ser y sentir de la que jamás te podrás deshacer porque va contigo vayas donde vayas”. El anuncio, en este sentido, es presentado como el viaje para conocernos a nosotros mismos.

chus lampreave en hazte extranjero de campofrio en todoescine
Imagen del anuncio “Hazte extranjero” realizado por la agencia McCann Erikson para Campofrío © 2013. Todos los derechos reservados.

Decía Pedro Almodóvar que Chus Lampreave es deslumbrante, aunque había que saber dirigirla bien; yo creo además, que hay algo en su fisionomía que es tremendamente cinematográfico, quizá ya emblemática como portera, vecina, compañera de andanzas y secundaria de nuestro séptimo arte, que también es y siempre será de lujo, aunque haya quien siga pensando que solo aspira a ser suplementario.

iciar bollain en hazte extranjero de campofrio en todoescine
Imagen del anuncio “Hazte extranjero” realizado por la agencia McCann Erikson para Campofrío © 2013. Todos los derechos reservados.

España es un país lleno de cine, se piense lo que se piense; desde 1896 no ha interrumpido su actividad. Del Hotel París de la Carrera de San Jerónimo al mundo entero, nuestro cine ha dado actores que vuelven a estar este año nominados a los Globos de Oro (sobresaliente Daniel Brühl), cineastas españolas rodando en plena Gran Manzana (brillante Isabel Coixet), e incluso directores cuya obra es alabada por el propio Stephen King (laureado Bayona).

España está llena de cine, vivimos con el cine, convivimos con el cine. Si no, cómo se explica que el mismo día, un viandante se encuentre un restaurante llamado Candilejas, una estación de servicio denominada El manantial, unas frutas bajo el título de Ariane, una librería Ocho y medio, o unos bares contiguos llamados Parranda y Mamma Mia. Cómo si no se enciende el televisor o se navega por la red, y se encuentra uno a Chus Lampreave deambulando por una calle cualquiera, preguntándose qué va a ser de nosotros si no somos nosotros. ¿Y qué sería de nuestro cine si no fuese nuestro cine? Muy sencillo, nada puede ser del cine español si no es cine español.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.