De nuevo la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas ha dado su veredicto anual, en la gala de los Premios Goya más reñida y sorprendente de las últimas ediciones. La soledad, de Jaime Rosales, se ha alzado con la estatuilla a mejor película española 2007, relegando a las favoritas, 13 rosas -4 estatuillas- y El orfanato, a un incómodo, pero meritorio, segundo plano.

Como era de esperar, Juan Antonio Bayona y su ópera prima, han sido los triunfadores indiscutibles de la noche, siendo el realizador galardonado con el Goya al mejor director novel y habiendo obtenido, el total de la cinta, siete estatuillas. No obstante, ni el pequeño Roger Príncep ni la exultante Belén Rueda pudieron alzarse con el galardón de mejores actor novel y actriz protagonista respectivamente.

Quien sí pudo resarcirse de años de nominaciones frustradas fue Maribel Verdú, quien por fin ha podido ver colmado el sueño de recibir el esperado reconocimiento a toda una carrera consagrada al cinema. No tuvo la misma suerte Blanca Portillo, compañera de reparto de Siete mesas de billar francés -2 estatuillas-, quien hubo de conformarse con el reconocimiento que Verdú le hizo desde el escenario.

Alberto San Juan, subversivo y siempre genial, ha vuelto a hacer alarde de su genio indiscutible al hacerse con la estatuilla a mejor actor protagonista, no sólo dirigiendo sus ácidas críticas a la sociedad, sino reconociendo la valía de un grande entre los grandes: nuestro idolatrado y magnífico Alfredo Landa, Goya Honorífico 2007, quien ha demostrado que se puede ser el mejor aun sin mediar palabra.

En definitiva, una velada concisa -sin innecesarios recortes a los mal llamados géneros menores-, y amena, verbigracia de la polivalencia de un maestro de ceremonias ya habitual, dinámico y siempre extravagante en su vestuario, José Corbacho.

Como colofón de esta Gala, tan sólo un par de apuntes. Para el recuerdo, sin duda, los ojos de Emma Penella. En el corazón, por supuesto, Fernando Fernán Gómez. Y para el futuro, como no podía ser de otro modo, un sólo deseo: más cine, por favor.

PALMARÉS

Mejor película

La soledad, de Jaime Rosales

Mejor dirección

Jaime Rosales, por La soledad

Mejor dirección novel

Juan Antonio Bayona, por El orfanato

Mejor dirección de producción

Sandra Hermida, por El orfanato

Mejor dirección artística

Josep Rosell, por El orfanato

Mejor guión original

Sergio G. Sánchez, por El orfanato

Mejor guión adaptado

Félix Viscarret, por Bajo las estrellas

Mejor interpretación masculina

Alberto San Juan, por Bajo las estrellas

Mejor interpretación masculina de reparto

José Manuel Cervino, por Las 13 rosas

Mejor actor revelación

José Luis Torrijo, por La soledad

Mejor interpretación femenina protagonista

Maribel Verdú, por Siete mesas de billar francés

Mejor interpretación femenina de reparto

Amparo Baró, por Siete mesas de billar francés

Mejor actriz revelación

Manuela Velasco, por [REC]

Mejor diseño de vestuario

Lena Mossum, por Las 13 rosas

Mejor fotografía

José Luis Alcaine, por Las 13 rosas

Mejor sonido

Xavi Mas, Marc Orts & Oriol Tarragó, por El orfanato

Mejor música original

Roque Baños, por Las 13 rosas

Mejor canción original

Fado da saudade, de Fernando Pinto Do Amaral & Carlos Do Carmo, por Fados

Mejor maquillaje y/o peluquería

Lola López & Itziar Arrieta, por El orfanato

Mejores efectos especiales

David Martí, Montse Ribé, Pau Costa, Enric Masip, Lluis Castells & Jordi San Agustín, por

El orfanato

Mejor montaje

David Gallart, por [REC]

Mejor película de animación

Nocturna, una aventura mágica, de Víctor Maldonado & Adriá García

Mejor película documental

Invisibles, de Isabel Coixet, Wim Wenders, Fernando León de Aranoa, Mariano Barroso & Javier Corcuera

Mejor película extranjera de habla hispana

XXY, de Lucía Puenzo (Argentina)

Mejor cortometraje de ficción

Salvador (Historia de un milagro cotidiano), de Abdelatif Abdeselam Hamed

Mejor cortometraje de animación

Tadeo Jones y el sótano maldito, de Enrique gato Borregán

Mejor cortometraje documental

El hombre feliz, de Isabel Lucina Márquez

Goya de honor

Alfredo Landa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.