Begin Again Cartel 1Película: Begin again.
Dirección y guion: John Carney.
País: USA.
Año: 2013.
Duración: 104 min.
Género: Comedia romántica, musical.
Reparto: Keira Knightley (Greta), Mark Ruffalo (Dan), Adam Levine (Dave), Hailee Steinfeld (Violet), Catherine Keener (Miriam), Mos Def (Saul).
Producción: Tobin Armbrust, Anthony Bregman.
Música: Gregg Alexander.
Fotografía: Yaron Orbach.
Montaje: Andrew Marcus.
Diseño de producción: Chad Keith.
Vestuario: Arjun Bhasin.
Distribuidora: eOne Films Spain.
Estreno en USA: 4 Julio 2014.
Estreno en España: 1 Agosto 2014.
Calificación por edades: Apta para todos los públicos.

 

Hay películas que, en realidad, son una declaración de amor. Y lo son porque la destreza, unida a una buena estética, un gran reparto y un sólido guion, son capaces de devolver la vida a un cine moribundo que a pesar de los pesares, ni ha muerto ni lo va a hacer. Este amor por el arte, este tributo al gran cine, viene en el caso de Begin again aderezado por una acertada estructura narrativa in medias res, y una banda sonora suprema, que sin duda alcanzará los más altos puestos en las listas de ventas. Porque Begin again es una película, pero también es un álbum, y un videoclip, y un making of,  y una comedia, y un drama, y un musical, pero sobre todo, una buena pieza de cine indie, con unos actores que dándolo todo, nos revelan un poco de nosotros mismos, de nuestros sueños incumplidos pero que, tarde o temprano, llegarán a cumplirse.

Begin Again (2013)

 Imagen de “Begin again”, película distribuida en España por eOne Films Spain © 2013 Exclusive Media Group, Sycamore Pictures, Apatow Productions y Likely Story. Todos los derechos reservados.

Greta (Keira Knightley), es una joven inglesa que, de la mano de su novio Dave (dignísimo debut para Adam Levine), se traslada a Nueva York para cimentar la carrera musical de su pareja. A pesar de que ella es la letrista de Dave, Greta asume apartarse a un segundo plano, para no restarle protagonismo a la nueva promesa del pop. Y así lo hace, cuanto más resplandece Dave, más minusvalorada queda Greta, hasta que la fama y la profusa presencia de compañía femenina, acaban por postrar a la joven a la más absoluta soledad. Con su maleta llena de sueños y una canción desolada de un vagón de tren, Greta llega a un local del East Village con su amigo Steve (James Corden), quien la anima a subir al escenario para deleitar con sus canciones a los impávidos asistentes. Todos impávidos, salvo él, Dan (Mark Ruffalo), un productor musical que pasa por sus horas más bajas. Pero Dan tiene talento, y buen ojo, y también buen oído, descubriendo en la esquiva Greta la nueva figura de la escena musical.

Begin Again (2013)
Imagen de “Begin again”, película distribuida en España por eOne Films Spain © 2013 Exclusive Media Group, Sycamore Pictures, Apatow Productions y Likely Story. Todos los derechos reservados.

Persuadida por su insistencia, la joven acepta el reto de grabar un disco a lo largo y ancho de Nueva York, sin estudio, sin sello discográfico, sin dinero, sin más equipo que los participantes desinteresados que se unen a ellos y a su ordenador para crear un álbum nuevo, palpitante, repleto de la ciudad y de sus sonidos.

No muy alejada en planteamiento y técnica de su predecesora, Once (2006), el nuevo filme de John Carney tiene, sin embargo, muchos de los acicates que se pueden esperar en una buena película, incluyendo entre ellos no solo una magnífica fotografía a cargo de Yaron Orbach, sino una dirección estimulante, capaz de sacar de sus intérpretes toda la aridez y sinceridad de que son capaces, en un proceso catártico del que emerge la redención. Una película de personajes al límite, con secundarios de lujo como la gran Catherine Keener, humanos pero dispuestos a hacer lo imposible para salir adelante.

Begin Again (2013)

 Imagen de “Begin again”, película distribuida en España por eOne Films Spain © 2013 Exclusive Media Group, Sycamore Pictures, Apatow Productions y Likely Story. Todos los derechos reservados.

Además de todo ello, Begin again es, y esto sobre todo, un homenaje, el homenaje que un dublinés como Carney puede hacer a Nueva York, esa ciudad “caótica, demente y fragmentada” que se muestra a lo largo de todo el metraje.

Un filme único, vibrante y conmovedor, que no puede sino dejar el regusto de un trabajo hecho de manera apasionante. No importa lo bueno que hayan dicho de ella: Begin again es todavía mejor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.