Queridos Magos de Oriente:

Os deseo a todos un Feliz año nuevo desde las páginas de esta revista de cine que tanto os gusta. Voy a comentaros una película que me ha impactado, y es esa la mejor palabra que la define. Es una película española dirigida por Guillermo del Toro en el año 2006. Pero para gran satisfacción de todos los cinéfilos, este año (aunque ya desde hace tiempo), el cine español ha empezado a dar unos pasos de gigante, y además de los Oscar (doy la enhorabuena a Penélope Cruz por su estatuilla, al igual que los demás que lo han ganado, que os lo merecéis) muchos han seguido trabajando por algo que es la factoría de ficción, que más nos ayuda y enseña a respetar y a amar, y sobre todo a salir de los momentos no muy buenos que pasan en la vida, como en Cinema Paradiso. Gracias.

laberinto
Imagen de “El laberinto del fauno” – Copyright © 2006 Estudios Picasso, Tequila Gang y Esperanto Filmoj. Distribuida en España por Warner Sogefilms. Todos los derechos reservados.

La película es El laberinto del fauno, muy bien dirigida y con unos efectos especiales maravillosos, aunque quiero fijarme en la interpretación de sus actores. Me parece de lujo el ver a Maribel Verdú y a Ariadna Gil, dos mujeres luchadoras con una gran fuerza interpretativa. Si me dan la licencia, las compararé con Escarlata O´Hara y Melania de Lo que el viento se llevó.

Maribel Verdú me ha impresionado. Una mujer joven, tan guapa y estupenda como nos tenía acostumbrados, se convierte en una campesina, en la que la juventud y la belleza se enmascara con el duro trabajo y el dolor de llevar una carga, una ambivalencia que es más dura que el propio trabajo. Pero en su gran fortaleza, ayuda y lleva a cabo lo que para ella es más importante, su lucha, pero sin dejar de ser la persona que apela a ayudar a los débiles, sean del bando que sean. Ariadna, sin embargo, es una mujer a la que la vida y el momento le dejan en unas circunstancias de soledad; su salida es el casarse, dándole un hijo a su nuevo marido (Sergi López), y a su hija las cosas que no tiene, sin darse cuenta de que a veces los hijos no piden sólo vestidos, sino a su propia madre. Pero aún así, en esa debilidad, ofrece su vida por la de otro ser.

Y en esta película, además de dos reinas, está la princesa Mohana, la niña Ivana Baquero (Ofelia). Su fuerza interpretativa llega a los sentimientos más hondos y se sienten todo el tiempo hasta los latidos de su corazón. La fantasía, al igual que el cine, puede en momentos malos de nuestra vida llevarnos a países lejanos, a historias que se entremezclan con nuestra realidad, y sin pasarnos a una patología, acabar sintiendo el cariño de una niña, una Alicia en el País de las Maravillas, que se salva, que entrega su vida por su hermano, siguiendo a su madre. No quiero que en ningún  momento esto se malinterprete, pues no quiero hablar de política, ni de sexismo, acabo de decir que esto es el cine, de lo demás ya estamos servidos en la vida cotidiana.

No puedo tampoco dejar de mencionar a Sergi López, un maestro en esto de hacernos sufrir, es un excelente actor al que admiro profundamente; y a Álex Angulo, otro personaje portentoso que, de alguna manera, en su impotencia es un gran héroe.

Gracias a todos por hacernos llorar, por hacernos reír, por ser tan extraordinarios. Mi carta a los Reyes acaba deseando que este año sigamos todos trabajando por un cine mejor, por llevar este legado que es el séptimo arte, precisamente a lo que es, un arte.

Feliz año nuevo para todos, desde la mecedora.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *