El rostro es el espejo del alma, los ojos sus delatores.

Cicerón

Queridos amigos de TodoEsCine:

Un placer volver a estar con todos vosotros. Hoy os voy a comentar una película francesa que, como poco, os hará pensar y reflexionar. Se trata de La familia Bélier (2014, Éric Lartigau). La historia nos lleva a Lassay-les-Châteaux, una localidad cercana a París, donde vive una familia con una peculiaridad: casi todos sus miembros son sordos. Su hija, Paula Bélier (Louane Emera), una chica adolescente que se convierte en la mano y la boca con la que ellos se comunican con el exterior, es la única que no lo es.

Imagen de La familia Bélier © 2014 Jerico, Mars Films y France 2 Cinéma. Distribuida en España por Vértigo Films. Todos los derechos reservados.

Imagen de La familia Bélier © 2014 Jerico, Mars Films y France 2 Cinéma. Distribuida en España por Vértigo Films. Todos los derechos reservados.

Sus padres (Karin Viard y François Damiens), trabajan en una granja de vacas, y viven de todo lo que ésta produce. La madre hace quesos que venden en el mercado. Paula se hace imprescindible en la vida de los Bélier, aunque sus padres y Quentin (Luca Gelberg), su hermano pequeño, saben llevar su vida de maravilla y de manera muy feliz. Paula va al instituto y hace kilómetros diarios en su bicicleta, para luego coger un autobús y así llegar a sus clases. Pero un día, el azar la lleva a una prueba de canto en un coro, y su profesor Fabien Thomasson (Éric Elmosnino), quien en París ya ha estado en contacto con personas con el “don” de Paula, la invita a dar clases extra para poder apuntarse en el examen de acceso al coro de Radio France, y así poder crecer en su talento.

Imagen de La familia Bélier © 2014 Jerico, Mars Films y France 2 Cinéma. Distribuida en España por Vértigo Films. Todos los derechos reservados.

Imagen de La familia Bélier © 2014 Jerico, Mars Films y France 2 Cinéma. Distribuida en España por Vértigo Films. Todos los derechos reservados.

Ella lo lleva todo en secreto, pues no quiere hacer daño a su familia; ante sus salidas repentinas y largas, les dice a sus padres que en realidad tiene novio. Bueno, algo tiene de verdad, pues hay un chico, Gabriel (Ilian Bergala), que a Paula no le es indiferente. Pero cuando su familia se entera, empieza el conflicto, negándose en redondo a que su hija pequeña se vaya de casa a una ciudad grande y además sola. Pero el día de la actuación en el instituto, la familia siente algo; no oyen las canciones, no saben qué pasa, pero algo sucede, y sus ojos se quedan clavados en los de su hija. Por la noche, no pueen dormir y… Hasta aquí os cuento.

Imagen de La familia Bélier © 2014 Jerico, Mars Films y France 2 Cinéma. Distribuida en España por Vértigo Films. Todos los derechos reservados.

Imagen de La familia Bélier © 2014 Jerico, Mars Films y France 2 Cinéma. Distribuida en España por Vértigo Films. Todos los derechos reservados.

Es una película amable, graciosa y llena de matices; seguro que os gustará. Pero de entre las lecturas que podemos sacar de ella, una muy importante es la que se extrae de su canción final, una de corazón a corazón. Paula explica en un escenario que vuela, no huye; la vida es un vuelo, todos, y ella también, tenemos algún día que dejar el nido. Pero no es huir, es volar. Ese vuelo que nos hace llegar a la meta que cada uno tenemos, siempre tiene un vuelo de vuelta, el camino está abierto. No te dejan, no les dejamos. Todos en un momento dado estamos unidos, juntos; nadie se olvida de los suyos, nadie deja a nadie. Por eso, el rostro es el espejo del alma, pero los ojos, los ojos son sus delatores.

Con todo el cariño para todos, feliz febrero, desde la Mecedora.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.