Imagen de “Cuando cae la nieve“, película distribuida en España por DeAPlaneta © 2016 Falling Snow, Enlightenment Productions. Todos los derechos reservados.

Imagen de “Cuando cae la nieve“, película distribuida en España por DeAPlaneta © 2016 Falling Snow, Enlightenment Productions. Todos los derechos reservados.

Película: Cuando cae la nieve.
Título original: Despite the falling snow.
Dirección: Shamim Sarif.
País: Reino Unido.
Año: 2016.
Duración: 93 min.
Género: Drama, romance.
Reparto: Rebecca Ferguson, Sam Reid, Charles Dance, Anthony Head, Antje Traue.
Música: Rachel Portman.
Estreno en España: 29 Enero 2016.
Calificación por edades: No recomendada para menores de 12 años.

Esta producción del Reino Unido (2016) pasó sin pena ni gloria por las salas cinematográficas de nuestro país, directamente a la papelera de reciclaje tras el olvido académico de un Spielberg en su Puente de los espías, y quizás influenciada por la escasa aceptación que en estos instantes tiene para el espectador las historias de espías en la Guerra Fría. Siempre me ha resultado enriquecedor comentar las películas provistas de un estilismo clásico, que no antiguo, pero sí muy enriquecedor para el cinéfilo que se concede el tiempo justo en la butaca. Ya su título en español, Cuando cae la nieve, nos introduce en un universo evocador de instintos emocionales. Obviamente asistimos a una sutil obra romántica, tan contenida como las notas de ese violín que la excelente y sinfónica compositora Rachel Portman diseña en su pentagrama, donde la belleza y el sentido estético de sus encuadres y la exploración del rostro de Rebecca Ferguson (aquella compañera bellísima de Tom Cruise en Misión Imposible V), en los planos detalles en un recuerdo al gran artesano de Un Lugar en el Sol, nos sumergen en una alegoría de la tragedia a través de la descripción de las calles bajo la nieve, sobre ese río gélido, donde los personajes se confiesan y se aman desde la traición, con un tono trágico de documental en blanco y negro sobre la maldad que el autoritarismo y la guerra ejerce sobre el ser humano. El ir y venir en el tiempo es un truco que embarga al espectador en la idea de que el tiempo puede congelar la emoción.

Imagen de “Cuando cae la nieve“, película distribuida en España por DeAPlaneta © 2016 Falling Snow, Enlightenment Productions. Todos los derechos reservados.

Imagen de “Cuando cae la nieve“, película distribuida en España por DeAPlaneta © 2016 Falling Snow, Enlightenment Productions. Todos los derechos reservados.

El director Shamim Sarif nos escribe un texto del pasado resumido en un solo nombre: Katya arropada por los sonidos que hablan de amor en una Rusia comprometida por sus propias ideas de deber político. La aparición de Rebecca Ferguson en la cinta, vestida en su traje rojo, con los resplandecientes ojos azules y una recomendación de un viejo amigo: “La mujer más guapa de la habitación te está esperando… No deberíamos hablar de política”. Un momento de cine, una expresión lánguida que recuerda el encuentro de Cary Grant y Bergman en Encadenados, o de Robert Taylor y Vivien Leigh en El puente de Waterloo.

Los tiempos cambian y entonces ella se interroga en su interior y evoca y recuerda: “Mi madre tocaba esta pieza al piano”… Una supuesta directora de un colegio que pregunta sobre la pasión de su trabajo, que conoce a un idealista que quiere ayudar a la gente. Una pasión manifestada a través de los mandatos de los demás y la confusión que desvela ese momento en el que sus miradas se encuentran y ella dice: Gracias…Alexander. Un gesto de la actriz que nos lleva a aquella Garbo contenida y que sin ser Garbo nos cede el testigo de una evocativa historia de amor trágica, en equilibrio con la escritura notal de la música de Portman. Y sigue cayendo la nieve en la calle penis enlargement y los acoge a los amantes como en una tela de araña en la mayor intensidad de Eros y en la mayor presencia de Tánatos. Por esta razón, simplemente por esta gran elocuencia de hora y media, con sus disquisiciones argumentales y cierta prisa en el rodaje y estructura profílmica, creo que es una cinta serena para el deleite de los poéticos cinéfilos que atentamente se dejen embriagar por la interpretación de esa Katya, la cual, el director sabe convertir en una idea universal. No dejan de sorprenderme las apuestas valientes de autores pequeños, pero de grandes pinceladas, que se atreven a navegar contra corriente en el campo de la argumentación dentro de la posmodernidad.

Imagen de “Cuando cae la nieve“, película distribuida en España por DeAPlaneta © 2016 Falling Snow, Enlightenment Productions. Todos los derechos reservados.

Imagen de “Cuando cae la nieve“, película distribuida en España por DeAPlaneta © 2016 Falling Snow, Enlightenment Productions. Todos los derechos reservados.

La evocación del pasado a través de un retrato en la contemporaneidad es un recurso hábil e enriquecedor para el espectador, con el desdoblamiento de la actriz en dos personajes en la misma cinta, y los matices diferenciadores de, a mi juicio, un trabajo interpretativo muy elaborado. Diera la impresión que esta actriz estuviera llamada a ser el relevo de la insuperable Julianne Moore.

Se habla de los sueños y se elige inventar sabores, nuevas texturas, la búsqueda del placer, la conexión de los sentidos, el misterio de la familia, el castigo a decir la verdad, como a todos los demás, la mentira de una orgullosa activista, y el actor Charles Dance, adusto pero eficaz, de rostro duro y desvaído al mismo tiempo, donde el gemido de la perdida se convierte en uno de los grandes aciertos de esta película que camina al compás de unas melancólicas notas de un piano y el diálogo de un violín.

Imagen de “Cuando cae la nieve“, película distribuida en España por DeAPlaneta © 2016 Falling Snow, Enlightenment Productions. Todos los derechos reservados.

Imagen de “Cuando cae la nieve“, película distribuida en España por DeAPlaneta © 2016 Falling Snow, Enlightenment Productions. Todos los derechos reservados.

Cuando la crítica dijo que la cinta se recreaba más en el aspecto emocional de los personajes, acertó, pero no para despreciar la cinta, porque el enorme giro y guiño a Hitch, es que esta no es una historia de espías. Es una bella y trágica historia de amor elaborada en unos planos estéticos que harán las delicias de los empedernidos románticos de tardes grises y de lluvia fina sobre la cara. En una calle desierta y acompasada por la nieve se descubre una pulsación de la emoción en el sonido en off de unos disparos. Los mejores momentos del plano detalle cinematográfico del mundo clásico: ese icónico beso en el interior de la puesta en escena de una habitación de color trasnochado.

Una vez más se desarrolla la visión existencial del hombre a través del compromiso con la idea del amor; El amor en la vida y en la muerte. “Vamos a ser muy felices a pesar de todo”. Conmovedora. Amigos de Todo Es Cine recuperadla en su estreno en DVD porque creo que merece la pena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.