El romance es un género ampliamente tratado en el audiovisual, generalmente, el personaje que se propone alcanzar su objetivo, que su amor sea correspondido por el otro, es el centro del argumento.  En ocasiones, el fin es alcanzado, no obstante, en otras no lo es por diversos motivos; como por ejemplo, que su propia condición  imposibilite un final feliz como sucede en Chéri (2009, Stephen Frears).

Imagen de ‘Chéri’ © 2009 Bill Kenwright Films, Pathé, UK Film Council. Distribuida en España por Alta Films. Todos los derechos reservados.

En la obra, la relación entre una mujer madura y su joven amante de diecinueve está predestinada al drama, los personajes no podrán hacer nada al respecto pues no se adaptan a los convencionalismos sociales,  lo cual los aboca a la tragedia. Habría sido diferente  de haber acatado dichas convenciones, esto es, un hombre maduro con una mujer joven.

La obra homónima de la transgresora escritora Colette (1873-1954), narra la relación durante seis años entre Léa, una adinerada cortesana (Michelle Pfeiffer) y Chéri (Rupert Friend), el hijo de una compañera de profesión, Charlotte (Kathy Bates), durante la Belle Époque. La felicidad de ambos torna en drama cuando Chéri acepta un matrimonio concertado por su madre, con una joven pudiente hija de otra cortesana como ellas.

Imagen de ‘Chéri’ © 2009 Bill Kenwright Films, Pathé, UK Film Council. Distribuida en España por Alta Films. Todos los derechos reservados.

Pese a que el amor entre la desigual pareja Léa-Chéri, es correspondido y fuerte, pese a que ambos están por encima de lo supuestamente correcto, al acatar finalmente las normas sociales y no continuar con su historia de amor, los lleva irrefrenablemente a la tragedia. Un “Romeo y Julieta” separados por la sociedad.

Stephen Frears envuelve todo en una delicada y maravillosa estética Modernista, pero ni las flores, las mariposas, ni el buen gusto impiden que la resonancia decadente de lo que se les venía encima, ruptura y Primera Guerra Mundial,  se dejen entrever. Como bien (o mal) acostumbrados nos tiene el británico, sus personajes son únicos y complejos, y pese a que pueden catalogarse dentro de arquetipos, poseen una vida interior propia que los caracteriza.

Imagen de ‘Chéri’ © 2009 Bill Kenwright Films, Pathé, UK Film Council. Distribuida en España por Alta Films. Todos los derechos reservados.

Por ejemplo, Léa, interpretada por Michelle Pfeiffer, pese a ser la amante que sufre, la mujer abandonada, podríamos incluso decir engañada por su amante, al ocultarle su compromiso, poco tiene que ver con lo que ya interpretó junto al mismo director en el ’88, Madame Tourvel en Las amistades peligrosas, aunque mantengan ciertos paralelismos,  los dos personajes sufren por  amor.

Para que los convencionalismos sean superados deberemos esperar hasta el siglo presente, cuando ambas protagonistas femeninas, Pfeiffer y Bates, compartieron de nuevo cartel y algo más, en Efectos personales (2009, Dir. David Hollander). Gloria (Bates) volvería a ser la madre de un joven, Walter (Ashton Kutcher) quien se convertirá en la pareja de Linda (Pfeiffer).

Pues si hay amor poco importa la forma en la cual venga envuelto.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.