Es bonito tener dinero y cosas que puede comprar el dinero; pero también es bonito tener las cosas que el dinero no puede comprar.

George Horace Lorimer

Queridos amigos de Todo Es Cine:

Es un placer volver a estar con todos vosotros otra vez. Empieza un nuevo mes y, con él, os voy a hablar de una película que espero que os guste: Madame Marguerite (2015, Xavier Giannoli). La historia nos lleva al París de los años veinte. En las afueras, vivía en una majestuosa mansión una estrafalaria millonaria, casada con un hombre arruinado que aportó al matrimonio un título nobiliario.

Imagen de ‘Madame Marguerite’ © 2015 Fidélité Films, Scope Pictures, Sirena Film. Distribuida en España por A contracorriente Films. Todos los derechos reservados.

Imagen de ‘Madame Marguerite’ © 2015 Fidélité Films, Scope Pictures, Sirena Film. Distribuida en España por A contracorriente Films. Todos los derechos reservados.

Allí, entre jardines y gente pomposa, Marguerite Dumont hacía un recital anual para recaudar fondos para los huérfanos de la guerra. A él acude una joven, Hazel (Christa Théret), a quien Madelbos (Denis Mpunga), mayordomo y fiel sirviente de Madame Marguerite, ofrece unos zapatos, pues no dispone de medios para poder comprarse unos. A la vez se cuelan a través del muro dos periodistas, Lucien (Sylvain Dieuaide) redactor, y Kyrill (Aubert Fenoy), un creativo que compone poemas y hace dibujos.

Imagen de ‘Madame Marguerite’ © 2015 Fidélité Films, Scope Pictures, Sirena Film. Distribuida en España por A contracorriente Films. Todos los derechos reservados.

Imagen de ‘Madame Marguerite’ © 2015 Fidélité Films, Scope Pictures, Sirena Film. Distribuida en España por A contracorriente Films. Todos los derechos reservados.

Todo pronosticaba que iba a ser una tarde deliciosa. Hazel interpretó el repertorio junto a otra cantante y todo el mundo aplaudió. Pero el plato fuerte era Marguerite, quien al cantar desafinaba tan gradilocuentemente como su dinero corría por sus generosas manos. Su marido George (André Marcon), al que ella dedicaba toda su vida, nunca llegaba a tiempo, obligando a su criado Madelbos a dar explicaciones sobre su tardanza.

Imagen de ‘Madame Marguerite’ © 2015 Fidélité Films, Scope Pictures, Sirena Film. Distribuida en España por A contracorriente Films. Todos los derechos reservados.

Imagen de ‘Madame Marguerite’ © 2015 Fidélité Films, Scope Pictures, Sirena Film. Distribuida en España por A contracorriente Films. Todos los derechos reservados.

Marguerite era un fraude, no sabía cantar. Su vida transcurría en una jaula de oro, acompañada por su inseparable Madelbos, que tocaba el piano, le fotografiaba y le ponía todo a su alcance para que pudiera sentirse una diva. Pero la historia sigue, y lo que esa tarde sacó de su actuación fue la ayuda y la amistad de personas muy distintas a las de su círculo. El final os lo dejo para vosotros, como siempre.

Imagen de ‘Madame Marguerite’ © 2015 Fidélité Films, Scope Pictures, Sirena Film. Distribuida en España por A contracorriente Films. Todos los derechos reservados.

Imagen de ‘Madame Marguerite’ © 2015 Fidélité Films, Scope Pictures, Sirena Film. Distribuida en España por A contracorriente Films. Todos los derechos reservados.

Madame Marguerite es una película amarga, deja un poso de tristeza; el director Giannoli juega con la música, las expresiones de la artista y del resto de quienes la rodean, aunque me gustaría intentar darle otro enfoque a esta historia, la cual está basada en la vida de la millonaria norteamericana Florence Foster Jenkins, que llegó a cantar en el Carnegie Hall de Nueva York. También ella fue grabada y se creía una gran diva de la ópera, hasta su muerte a los setenta y seis años de edad.

A veces hay que preguntarse hasta qué punto es ético dar coba a una persona, por cualquier interés, al estilo del precioso cuento infantil El traje nuevo del emperador (1837, Hans Christian Andersen). En esta película se ve claramente que Marguerite busca en la ópera, en el arte, rellenar su vida. Ella espera que su marido vuelva. A cambio, todos entran a formar parte de un juego maléfico. Pero cuando Madame Marguerite sale de ese círculo, abriendo y formando parte de otras personas, por primera vez tiene amigos, gente que la escucha y que valora todo lo que ella se esfuerza; todos quieren y desean que ella pueda llegar a cumplir su meta.

Imagen de ‘Madame Marguerite’ © 2015 Fidélité Films, Scope Pictures, Sirena Film. Distribuida en España por A contracorriente Films. Todos los derechos reservados.

Imagen de ‘Madame Marguerite’ © 2015 Fidélité Films, Scope Pictures, Sirena Film. Distribuida en España por A contracorriente Films. Todos los derechos reservados.

Por eso quiero centrarme en los amigos, en esas personas a las que les gustan tus defectos, pues ¿qué son los defectos? Los de Marguerite eran conocidos por sus amigos, gente distinta que estaba con ella en esa nueva andadura, en lo bueno y en lo malo.

Por eso, como reza la máxima, es bonito tener dinero para comprar cosas, pero también tener lo que el dinero no puede comprar.

Con todo el cariño, feliz regreso de las vacaciones, feliz septiembre.

1 comentario

  1. Lucía

    Lucía 5 marzo, 2017 at 6:38 pm

    Responder

    ¡Muy grande, Mecedora! Impresionante

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *