est_langosta_posterTítulo original: The lobster.
Dirección y guion: Yorgos Lanthimos.
Países: Irlanda, Reino Unido, Francia, Grecia y Holanda.
Año: 2015.
Duración: 118 min.
Género: Ciencia-ficción, romance.
Reparto: Colin Farrell, Rachel Weisz, Jessica Barden, Olivia Colman, John C. Reilly, Léa Seydoux, Ben Whishaw.
Estreno en España: 4 Diciembre 2015.
Calificación por edades: No recomendada para menores de 16 años.

Coincidencias buscadas.

Parece que la premisa de Yorgos Lanthinos se basa en: “El cine será convulsivo o no será”. Diferentes aspectos de las relaciones sociales y de la condición humana  son tratados por el director con una visión muy particular, así como directa, mostrando rechazo a los patrones adquiridos. En esta ocasión The lobster se adentra en la complejidad de las relaciones amorosas y cómo lidiar con la soledad. Más que establecer el punto clave  en el mundo de pareja, este se usa como excusa para llegar al núcleo, la soledad. En un mundo donde ser solitario  no está  permitido, las personas  se aferran a detalles insignificantes para conseguir una mínima conexión, el director destierra por completo la existencia del amor romántico o de conseguir crear un vínculo y una vida en común con una persona diametralmente opuesta. Todo el film es una sátira sobre como la vida en común es la única opción barajable y garantía de una existencia en calma, serena y segura.

“Langosta (The lobster)”, película distribuida en España por Avalon © 2015 Element Pictures. Todos los derechos reservados.

“Langosta (The lobster)”, película distribuida en España por Avalon © 2015 Element Pictures. Todos los derechos reservados.

Con estas claves Lanthinos se adentra en una película donde la idea de amor y de pareja se muestra de la manera más perversa y grotesca, con un realismo crudo usando como medio la comedia y la diatriba voraz al más estilo buñueliano. El film cuenta con una articulación sencilla y efectiva, podemos hablar de dos partes, dos capítulos con diferentes escenarios. Tras un inicio claro y conciso que no deja indiferente y capta por completo la atención del espectador se nos guía hacia ese primer escenario, el hotel,  situándolo como arquitectura del amor. Aquí el absurdo y la sátira alcanza su punto álgido y en esta parte es donde se establecen los puntos más reseñables de todo el film con escenas sobresalientes. Pero a medida que avanza  el metraje y se nos traslada a otro escenario, en esta ocasión boscoso donde residen los solitarios, el ritmo y con ello toda la película decae, pierde fuelle, convirtiéndose en una mera repetición del mensaje ya plasmado en la primera hora de película, dando rodeos sobre la misma idea sin aportar ninguna novedad a la narración.

“Langosta (The lobster)”, película distribuida en España por Avalon © 2015 Element Pictures. Todos los derechos reservados.

“Langosta (The lobster)”, película distribuida en España por Avalon © 2015 Element Pictures. Todos los derechos reservados.

El director no nos propone soluciones o se dedica a crucificar el mundo en pareja o en soledad. Nos pone en esa disyuntiva, planteándonos numerosas cuestiones, reflejando  la misma crueldad y opresión en el, mundo ideal hotelero así como también   en el boscoso solitario El universo de Yorgos se asemeja a la experiencia de visionar un cuadro de Francis Bacon o de Lucian Freud, donde a la vista hay algo que nos incomoda pero nos produce una extraña sensación de complicidad con el autor, donde dilucidamos,  sin distorsiones los aspectos más sórdidos del ser humano. Somos solo carne, así como plasmaba Bacon, y si no cumplimos las expectativas creadas por la sociedad, Yorgos nos hace jugar a la metamorfosis abocándonos a  la transformación en un animal de nuestra elección.

De los personajes llama la atención el enfoque que aporta Colin Farrel, un cambio absoluto en su filmografía que resulta más que satisfactorio para el espectador, dando empaque a la narración y moviéndose con comodidad en este mundo atemporal creado por Yorgos donde se puede explotar más que nunca ese rostro impertérrito del actor. Rachel Weisz en su labor de partenaire no aporta matices ni demasiado interés, se puede decir que resulta efectiva junto con sus otros compañeros de reparto.

Así que, si eres de lo que piensa que la existencia en pareja no es ningún fin, plantéate, ¿Qué animal serías?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *