Esta frase escribió Ismael Serrano en una de sus canciones. Y quizá sea verdad. Y si bien es cierto que hay amores eternos que duran para siempre, también los hay que duran meses, semanas o lo que dura ese estado de transitoria obnubilación conocido como enamoramiento. De esto –quizá-, entre otras cosas, es de lo que trata la película Te quiero para siempre (Elsker dig for evigt, 2002) de la danesa Susanne Bier, directora de otras películas como Hermanos (Brødre, 2004) o Después de la boda (Efter brylluppet, 2006). Tanto en Te quiero para siempre como en estas otras dos películas posteriores mencionadas, Susanne Bier ha repetido repertorio  (Mads Mikkelsen aparece tanto en ésta como en Después de la boda y lo mismo le ocurre a Nikolaj Lie Kaas, que también aparece en Hermanos), y la fórmula le ha salido siempre bien, lo cual es de esperar cuando nos encontramos ante dos actores que funcionan tan bien delante de una cámara.

http://www.uv.es/capelo/Open_Hearts.jpg
Elsker dig for evigt (2002) © Det Danske Filminstitut, Zentropa Entertainments. Distribuida en España por Golem. Todos los derechos reservados.

El argumento es presumiblemente sencillo: Cècile y Joachim van a casarse, pero la vida no suele ser tan sencilla. Un accidente dejará a Joachim tetrapléjico y los acontecimientos se irán sucediendo de tal modo que Cècile acabará enamorándose y teniendo una aventura con el marido –padre de tres hijos- de la mujer responsable del accidente de Joachim. Joachim, ante la perspectiva de verse postrado en una cama para el resto de su vida, se convierte en un ser resentido, egoísta y desagradable que rechaza la presencia de Cècile y le prohíbe las visitas. Desesperada, Cècile recurre sistemáticamente al consuelo de Niels –el marido de la causante del accidente-, primero como respuesta al desconsuelo causado por el rechazo de Joachim y más tarde buscando un amor que, al parecer, es correspondido. Niels, a pesar de llevar años casado y ser el padre de una familia compuesta por tres hijos, se enamora perdidamente de Cècile. Pero no es tan fácil decidirse a dejarlo todo por alguien. Lo que sí está más que claro es que la noche en que su abrazo se prolongó más allá de la mera terapia, sus vidas pasaron un punto de inflexión irreversible. Para bien o para mal.

http://www.cinemaldito.com/wp-content/uploads/2012/12/Te-quiero-es-para-siempre-1-e1356287035916.jpg
Elsker dig for evigt (2002) © Det Danske Filminstitut, Zentropa Entertainments. Distribuida en España por Golem. Todos los derechos reservados.

Esta película pertenece al movimiento llamado Dogma 95 y es, de hecho, una de las primeras de este grupo. Pese a ello, la cámara no realiza movimientos bruscos con lo cual quien se decida a verlo puede sentirse a salvo de posibles mareos. De hecho, en este caso la producción Dogma sirve para crear una sensación de cercanía y realidad increíbles. De la misma manera, el tratamiento de la música nos permite centrarnos en la historia y alejarnos de artificios que muchas veces tan sólo nos distraen de lo que verdaderamente importa. En Te quiero para siempre tan sólo escuchamos música cuando la protagonista, Cècile, la escucha en sus auriculares o en su casa y, personalmente, una servidora agradece no tener que escuchar todo el rato melodías que no vienen a cuento amenizando cada una de las escenas como suele ocurrir en prácticamente todas las películas al uso. Pero lo verdaderamente importante de este largometraje va más allá de sus cualidades técnicas o de la maestría interpretativa de los actores –aunque no podría no destacar el personaje de un siempre hermético Mads Mikkelsen- sino que se centra en los conflictos personales que surgen cuando el amor eterno ya no es para siempre. Cècile, abandonada por Joachim, se entregará a los brazos de Niels y encontrará reciprocidad. Pero la vida, como ya dije al principio, nunca es tan fácil: una llamada de teléfono, el eco del pasado que llama a la puerta, las imágenes en blanco y negro de lo que nos gustaría que fuera –y nunca, nunca es-, la confusión, la juventud, la lluvia… Todo se entrelaza y se pierde en una película que es, a fin de cuentas, como la vida misma.

http://2.bp.blogspot.com/-zBRe6_xCdSE/UNtBNC33z-I/AAAAAAAARLs/DX28KUuJ8CE/s1600/Te+quiero+para+siempre.jpg
Elsker dig for evigt (2002) © Det Danske Filminstitut, Zentropa Entertainments. Distribuida en España por Golem. Todos los derechos reservados.

En definitiva, la película de la danesa Susanne Bier es de esos afortunados filmes que dejan huella y dejan una sensación rara en el estómago. Aún sabiendo que pasaría todo esto, lo volvería a hacer, le dice Niels a Cècile en un momento dado de la película. A pesar de los pesares, los escándalos, el dolor y la lluvia, quizá más de uno de nosotros tan sólo necesitemos una buena coartada para romper con todo, y esa es, ni más ni menos, la historia de Niels –y de Cècile-. Y vosotros, ¿dejaríais todo por amor… aunque no fuera para siempre?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *