“¡Heil Hitler! ¡Heil yo mismo!” Este breve fragmento del guión de Ser o no ser  puede servirnos de punto de referencia para comprender todo lo que entraña el cine de Ernst Lubitsch. A través de un diálogo con una evidente comicidad encontramos una crítica exacerbada al nazismo y cualquier tipo de totalitarismo, manteniéndose dentro de los márgenes de las convenciones de la industria encuentra siempre la manera de sortearlos, criticando las costumbres, la moralidad del momento, produciéndose una crítica y una sátira constante; como ocurriría unos años después en el ámbito nacional con Rafael Azcona y Berlanga, donde las técnicas de encubrimiento dejando intacto el mensaje que se quería transmitir estaban a la orden del día.

Imagen de Ser o no ser © 1942 An Ernst Lubitsch Production (Romaine Film Corporation). Distribuida en España por United Artists. Todos los derechos reservados.

Imagen de Ser o no ser © 1942 An Ernst Lubitsch Production (Romaine Film Corporation). Distribuida en España por United Artists. Todos los derechos reservados.

En esta ocasión aunamos todos los rasgos identificativos de Lubitsch en una de las comedias más importantes de la Historia del Cine. Aquí la sátira al nazismo llega directa, sin obviar ningún tipo de límite, acompañado  a su vez de una subtrama de romance, donde una vez más los diálogos introducidos de una manera sofisticada a la vez que atrevida  adquieren múltiples sentidos; ya sea con un fondo de crítica política, social o de carácter erótico. Este atrevimiento no se denota solamente en las múltiples lecturas de sus diálogos tan exquisitamente trazados, sino también al crear una caricatura adecuada del emblema opresor consiguiendo desautorizar su ideología; elemento clave sobre el que Lubitsch trabaja durante todo el metraje, realizando con brillantez giros que llegan al final y dan vuelta una vez más cuando parecen agotados.

Imagen de Ser o no ser © 1942 An Ernst Lubitsch Production (Romaine Film Corporation). Distribuida en España por United Artists. Todos los derechos reservados.

Imagen de Ser o no ser © 1942 An Ernst Lubitsch Production (Romaine Film Corporation). Distribuida en España por United Artists. Todos los derechos reservados.

Lubitsch consigue crear su propia marca dentro del género screwball. Pese a que obras como Ser o no ser no pertenezcan estrictamente al género sí beben de muchas de sus bases, como el enredo de pareja, los ambientes sofisticados o ese ritmo rápido. La firma personal se denota a través de la elipsis que usa de manera virtuosa,  escondiendo una parte de la trama que el espectador se imagina  en función de la narración, imponiendo temas relevantes para el autor como el teatro, su valor primigenio, y con ello la mezcla de la realidad y la ficción o la crítica social o política, todo ello  basándose en el precepto de sugerir sin mostrar con una gran sofisticación y frescura, creando por lo tanto el Toque Lubitsch. Quizá la proximidad en el momento de su realización con los hechos que acontecen en el film hace que la acogida  de Ser o no ser haya sido tibia, además de protagonizar un estreno que se vio empañado por las críticas negativas que cuestionaban la posibilidad de realizar una comedia sobre el conflicto de la ocupación alemana, considerando la obra una ridiculización de la situación acontecida en Polonia y por ello inadecuada. El paso del tiempo ha conseguido situar esta obra en la categoría que le corresponde, convirtiéndose en una de las  comedias de referencia, con unas actuaciones realizadas a la perfección, un reparto coral sobresaliente, donde destaca Jack Benny como exponente de los requisitos que debe presentar un buen actor cómico, protagonizando escenas que probablemente pasen a la memoria del espectador. La sombra de Ernst Lubitsch es alargada y no solamente causa efecto en los espectadores si no que numerosos autores son dignos herederos de su escuela como por ejemplo Billy Wilder quien se ha declarado en más de una ocasión admirador y seguidor acérrimo de los recursos empleados por el director alemán, así como numerosos directores de nuestro tiempo; catapultándolo como exponente del género y demostrando que sus obras han superado el paso del tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *